8 A Esaú ya no le quedaban dudas de que a su padre no le agradaban las mujeres cananeas del lugar.