38 Cuando Saúl murió, reinó en su lugar Baal-hanán, hijo de Acbor.