18 pero, cuando grité, ¡salió corriendo y dejó su manto en mis manos!».