23 El encargado no tenía de qué preocuparse, porque José se ocupaba de todo. El Señor
estaba con él y lo prosperaba en todo lo que hacía.