24 andando en íntima comunión con Dios. Y un día desapareció, porque Dios se lo llevó.