18 Y cuando los pecados han sido perdonados, ya no hace falta ofrecer más sacrificios.