29 porque nuestro Dios es un fuego que todo lo consume.