6 Así que podemos decir con toda confianza:
«El Señor
es quien me ayuda,
por eso no tendré miedo.
¿Qué me puede hacer un simple mortal?»
.