40 pero Dios lo resucitó al tercer día. Después Dios permitió que se apareciera,