22 El pueblo le dio una gran ovación, gritando: «¡Es la voz de un dios, no la de un hombre!».