36 Y la multitud seguía gritando desde atrás: «¡Mátenlo! ¡Mátenlo!».