60 Cayó de rodillas gritando: «¡Señor, no los culpes por este pecado!». Dicho eso, murió.