10 Ahora bien, había un creyente
en Damasco llamado Ananías. El Señor le habló en una visión, lo llamó:
—¡Sí, Señor! —respondió.