30 Griten de terror,
gente de Galim.
Grítenle una advertencia a Lais.
¡Pobre Anatot!