2 Miren, Dios ha venido a salvarme.
Confiaré en él y no tendré temor.
El Señor
D
es mi fuerza y mi canción;
él me ha dado la victoria».