5 Vienen desde países distantes,
desde más allá de los horizontes lejanos.
Son las armas del Señor
para descargar su enojo;
con ellas destruirá toda la tierra.