8 Pues Jerusalén tropezará,
y Judá caerá,
porque hablan contra el Señor
y se niegan a obedecerlo.
Lo provocan descaradamente.