3 ¡Escuchen! Es la voz de alguien que clama:
«¡Abran camino a través del desierto
para el Señor
!
¡Hagan una carretera derecha a través de la tierra baldía
para nuestro Dios!