28 Por eso yo he avergonzado a tus sacerdotes;
he decretado la destrucción total
de Jacob
y la vergüenza para Israel.