27 Cuando hable a los ríos y les diga: “¡Séquense!”,
se secarán.