3 Él me dijo: «Israel, tú eres mi siervo
y me traerás gloria».