3 Se decían unos a otros:
«¡Santo, santo, santo es el Señor
de los Ejércitos Celestiales!
¡Toda la tierra está llena de su gloria!».