14 Por lo tanto, en un solo día el Señor
destruirá tanto la cabeza como la cola,
la noble rama de palma y el humilde junco.