8 No le tengas miedo a la gente, porque estaré contigo y te protegeré. ¡Yo, el Señor
, he hablado!