6 —Oh Señor
Soberano —respondí—. ¡No puedo hablar por ti! ¡Soy demasiado joven!