24 Así que corrígeme, Señor
, pero, por favor, sé tierno;
no me corrijas con enojo porque moriría.