37 Debido al gran enojo del Señor
los prados tranquilos se convertirán en tierra baldía.