20 »¿No es aún Israel mi hijo,
mi hijo querido? —dice el Señor
—.
A menudo tengo que castigarlo,
pero aun así lo amo.
Por eso mi corazón lo anhela
y ciertamente le tendré misericordia.