22 ¿Hasta cuándo vagarás,
mi hija descarriada?
Pues el Señor
hará que algo nuevo suceda:
Israel abrazará a su Dios».