34 Levantaron sus ídolos abominables justo en mi propio templo, y así lo profanaron.