1 Los fieles recabitas
Este es el mensaje que el Señor
le dio a Jeremías cuando Joacim, hijo de Josías, era rey de Judá:
2 «Ve al asentamiento donde habitan las familias de los recabitas e invítalos al templo del Señor
. Llévalos a una de las habitaciones interiores y ofréceles algo de vino».
3 Así que fui a ver a Jaazanías, hijo de Jeremías y nieto de Habasinías, y a todos sus hermanos e hijos, que representan a todas las familias recabitas.
4 Los llevé al templo y fuimos a la habitación asignada a los hijos de Hanán, hijo de Igdalías, hombre de Dios. Esta habitación se encontraba junto a la que usaban los funcionarios del templo, encima de la habitación de Maaseías, hijo de Salum, el portero del templo.
5 Puse copas y jarras llenas de vino delante de ellos y los invité a beber,
6 pero no aceptaron. «No —dijeron—, no bebemos vino porque nuestro antepasado Jonadab,
hijo de Recab, nos ordenó: “Nunca beban vino ni ustedes ni sus descendientes.
7 Tampoco edifiquen casas, ni planten cultivos, ni viñedos, sino que siempre vivan en carpas. Si ustedes obedecen estos mandamientos vivirán largas y buenas vidas en la tierra”.
8 Así que le hemos obedecido en todas estas cosas. Nunca hemos bebido vino hasta el día de hoy, ni tampoco nuestras esposas, ni nuestros hijos, ni nuestras hijas.
9 No hemos construido casas ni hemos sido dueños de viñedos o granjas, ni sembramos campos.
10 Hemos vivido en carpas y hemos obedecido por completo los mandamientos de Jonadab, nuestro antepasado.
11 Sin embargo, cuando el rey Nabucodonosor
de Babilonia atacó este país tuvimos miedo del ejército de Babilonia
y del ejército de Aram. Así que decidimos mudarnos a Jerusalén. Por esa razón, estamos aquí».
12 Entonces el Señor
le dio a Jeremías el siguiente mensaje:
13 «Esto dice el Señor
de los Ejércitos Celestiales, Dios de Israel: ve y dile al pueblo de Judá y de Jerusalén: “Vengan y aprendan una lección de cómo obedecerme.
14 Los recabitas no beben vino hasta el día de hoy porque su antepasado Jonadab les dijo que no; pero yo les hablé a ustedes una y otra vez y se negaron a obedecerme.
15 Vez tras vez les envié profetas que decían: ‘Apártense de su conducta perversa y comiencen a hacer lo que es correcto. Dejen de rendir culto a otros dioses para que vivan en paz aquí en la tierra que les di a ustedes y a sus antepasados’; pero ustedes no querían escucharme ni obedecerme.
16 Los descendientes de Jonadab, hijo de Recab, han obedecido a su antepasado en todo, pero ustedes rehusaron escucharme”.
17 »Por lo tanto, esto dice el Señor
Dios de los Ejércitos Celestiales, Dios de Israel: “Dado que ustedes se niegan a escuchar o a responder cuando llamo, enviaré sobre Judá y Jerusalén todos los desastres con que los amenacé”».
18 Entonces Jeremías se dirigió a los recabitas y les dijo: «Esto dice el Señor
de los Ejércitos Celestiales, Dios de Israel: “Ustedes han obedecido a su antepasado Jonadab en todos los aspectos y han seguido todas sus instrucciones”.
19 Por lo tanto, esto dice el Señor
de los Ejércitos Celestiales, Dios de Israel: “Jonadab, hijo de Recab, siempre tendrá descendientes que me sirvan”».