23 Sin embargo, mi pueblo tiene el corazón terco y rebelde;
se alejó y me abandonó.