22 Que en la tierra se escuche el grito de guerra,
un clamor de gran destrucción.