8 Oye esta advertencia, Jerusalén,
o me alejaré de ti indignado.
Escucha o te convertiré en un montón de escombros,
una tierra donde no vive nadie».