30 El valle de la Matanza
»La gente de Judá ha pecado ante mis propios ojos —dice el Señor
—. Han puesto sus ídolos abominables precisamente en el templo que lleva mi nombre, y así lo han profanado.