7 Aunque sabes que no soy culpable,
no hay quien me rescate de tus manos.