20 Pero los malos serán cegados;
no tendrán escapatoria;
su única esperanza es la muerte».