2 Brotamos como una flor y después nos marchitamos;
desaparecemos como una sombra pasajera.