8 Aunque sus raíces hayan envejecido en la tierra
y su tocón esté podrido,