15 Mira, Dios ni siquiera confía en los ángeles.
Ni los cielos son completamente puros a sus ojos,