20 La gente del occidente se queda consternada por su destino,
y la gente del oriente está horrorizada.