20 Que vean con sus propios ojos su destrucción,
y beban en abundancia del enojo del Todopoderoso.