24 Si renuncias a tu codicia del dinero
y arrojas tu precioso oro al río,