18 Con mano fuerte, Dios me agarra de la camisa;
me toma del cuello de mi abrigo.