22 No hay oscuridad tan densa
que pueda esconder a los malos de sus ojos.