20 En un instante mueren;
fallecen en la mitad de la noche;
los poderosos se van sin la intervención de mano humana.