23 No decidimos nosotros el momento
de presentarnos ante Dios para ser juzgados.