10 El aliento de Dios envía el hielo
y congela grandes extensiones de agua.