18 »Si Dios no confía en sus propios ángeles
y acusa a sus mensajeros de necedad,