24 Nadie puede sorprenderlo con la guardia baja
ni ponerle un aro en la nariz para llevárselo.